Saltar al contenido
De Gimnasio

Beneficios del gimnasio para mujeres y hombres

El ejercicio físico en sus diferentes formas y disciplinas es la mejor manera de mantener el cuerpo en una excelente condición.

Puede ser que no reúnas los requisitos ni tengas el tiempo de practicar algún deporte en específico, pero, en mayor o menor grado, sí puedes ir al gimnasio.

Este es un espacio que se adapta a todo tipo de usuario, desde pacientes convalecientes en proceso de rehabilitación, hasta profesionales en musculación.

Casi todos tienen los equipos necesarios y cuentan con entrenadores para guiarte paso a paso desde tu condición física actual, hasta que logres un estado saludable y resistente. 

Qué beneficios tiene ir al gimnasio

Independientemente de tu edad, sexo o estado físico, entrenar en un gimnasio con regularidad aportará grandes beneficios a tu vida en todos los sentidos.

Las mujeres pueden y deben entrenar con pesas

La naturaleza ha dotado al sexo femenino de un cuerpo resistente al dolor y a las largas jornadas, básicamente preparado para la gestación y la maternidad.

Por esta razón principal es que, si eres mujer, tienes una gran tendencia a acumular grasas al menor descuido, tu cuerpo solo se está preparando para la gran demanda de energía que implica el embarazo y la crianza. 

Pero, si no estás en ninguno de los dos procesos, esa grasa se acumula y se queda ahí a menos que hagas algo para deshacerte de ella. Aunque hagas dieta, eso no será suficiente si no ejercitas.

Ir al gimnasio te reportará los siguientes beneficios:

  • Pérdida de grasa corporal: obviamente la estarás quemando con la demanda de energía en cada sesión de entrenamiento.
  • Aceleración del metabolismo: eso significa que tu cuerpo no solo tendrá un gran gasto energético durante el entrenamiento, sino después y hasta en estado de reposo. El ejercicio con pesas te ayudará a quemar calorías mucho más rápido que si solo hicieras cardio o dieta.
  • Fortalecimiento de la masa muscular: tus músculos se definirán y desarrollarán armónicamente. Tras varias semanas podrás ver cómo tu cuerpo pierde flacidez y se va definiendo en una bonita silueta.
  • Te activa en todos los sentidos: normalmente las mujeres viven entre sus obligaciones de trabajo, la familia y su casa, esto las hace sentir cansadas y con pocas ganas de hacer otras cosas. El entrenamiento programado aporta un extra de energía que te mantendrá activa.
  • Fortalece el sistema inmunológico: la actividad física activa la segregación de hormonas y sustancias que protegen al organismo de enfermedades comunes, incluso ayuda a que la menstruación sea menos molesta.
  • Otros beneficios: con un entrenamiento adecuado podrás notar que los dolores oseoarticulares disminuyen en poco tiempo, serás más resistente al trabajo físico, tu libido aumentará, hasta tu autoconfianza crecerá. Ir al gimnasio te ofrece la oportunidad de establecer nuevas relaciones sociales y cada logro que consigas será una victoria.

Beneficios para los hombres

Muchos hombres asocian el hecho de ir al gimnasio con verse bien, así que si están conformes con su aspecto físico no consideran el entrenamiento regular como una prioridad.

Nada más lejos de la verdad. Ejercitarse con pesas reporta muchos otros beneficios que van más allá de una musculatura súper desarrollada como verás a continuación:

  • Fuerza: es un mito que los hombres son fuertes por naturaleza. Si no la desarrollas mediante el trabajo físico o el entrenamiento, simplemente no podrás hacer muchas cosas que exigen poder muscular.
  • Huesos más resistentes: está comprobado que el entrenamiento físico con pesas aumenta la densidad ósea hasta en un 19%, lo que implica que tendrás menos probabilidades de sufrir fracturas.
  • Mayor producción de testosterona: no solo aumentará tu rendimiento físico, tu desempeño sexual también se verá notablemente favorecido.
  • Mejor apariencia: los hombres tienen a su favor el hecho de que la grasa localizada cede fácilmente para dar paso a la masa muscular. En pocas semanas lucirás un cuerpo tonificado y armónico.
  • Mejora el rendimiento cardiovascular: tu sistema circulatorio trabajará al máximo en cada sesión de entrenamiento, esto permite que venas y arterias se dilaten regularmente y conserven así su flexibilidad.
  • Otros beneficios: ir al gimnasio te mejora el estado de ánimo, reduce tu estrés, regula tus ciclos de sueño y eleva tu autoestima. De la misma manera, te mantiene motivado y enfocado en tus objetivos gracias a la disciplina que adquieres.

¿Es mejor ir todos los días o basta con unas tres veces por semana?

Esta es una pregunta que muchos suelen hacerse y su respuesta varía dependiendo de los objetivos que quieras alcanzar.

La frecuencia mínima debería ser de tres veces por semana. Con menos de eso el cuerpo jamás se acostumbrará a la rutina ni se tonificará.

De cuatro a cinco veces por semana es excelente si tienes objetivos claros de reducción de peso y mejoramiento de la condición física. Con dos días de descanso es suficiente para que el organismo se recupere y se prepare para nuevas exigencias.

El entrenamiento todos los días es algo reservado para deportistas profesionales y atletas de élite. Si ese no es tu caso, esta frecuencia te expone a los efectos del sobreentrenamiento.

En resumen, escoge la frecuencia que mejor te convenga según tu disponibilidad de tiempo, pero no menos de tres veces por semana.

¿Es recomendable el gimnasio para adolescentes y niños?

Los niños y adolescentes pueden ir al gimnasio, aunque dadas sus capacidades y necesidades, es preferible que practiquen cualquier deporte que les permitan llevar al máximo sus habilidades motoras y de coordinación.

Sin embargo, muchos niños y adolescentes deportistas acuden al gimnasio como complemento de la disciplina que practican. Así que es cada vez más común verlos entrenando en este tipo de instalaciones.

Debido a que sus cuerpos están en crecimiento es recomendable que:

  • Trabajen con peso libre: mancuernas, barras, sacos, etc.
  • Usen bandas elásticas, balones y otros elementos de este tipo.
  • Hagan calistenia.
  • Hagan ejercicios cardiovasculares.
  • Hagan ejercicios de flexibilidad.
  • eviten las máquinas.

¿A partir de que edad se puede ir al gym? Edad mínima recomendable

Si en verdad es necesario que un niño vaya al gimnasio, la edad mínima recomendable es a los 7 u 8 años, cuando el pequeño está en capacidad de seguir algún entrenamiento programado y estructurado.

Para evitar lesiones cada sesión debe ser supervisada y guiada por un especialista en entrenamiento infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *